Madrid ovaciona el arte flamenco de Carrete de Málaga en Corral de la Morería

jun 21, 2012

Pasada la una de la madrugada de la noche del sábado 16 de junio, una larga cola de gente se concentraba en la madrileña calle Morería, junto a Las Vistillas, para entrar al tablao flamenco más famoso del mundo. Una ocasión única en Madrid para ver a un bailaor que dice no saber la edad que tiene, pero sí es seguro que es único e incomparable en su estilo.

En el Corral de la Morería ya no cabía nadie más cuando casi a las dos de la madrugada, un señor de más de setenta años con sombrero de ala ancha y un bastón subía al escenario. De esa manera comenzaron las alegrías, arte y esencia que remataba cada momento con un ole generalizado del público. Inolvidable ese baile a lo Fred Astaire, mientras Yeyé de Cádiz, Niño de la Cochera, echaba desde atrás todo el aire del gaditano Barrio Santa María.

Para definir el asunto Carrete de Málaga es imposible encontrar adjetivos, por mucho que se busque en diccionarios de sinónimos. Una imagen vale más que mil palabras, dice el refrán, que en este caso concreto es evidente. Solamente viéndole en escena es posible al menos intentar entender su concepto. Tan ágil e imprevisible como Tomasito, tan ‘reconcentrao’ como un Farruco, solemne al estilo Güito, tan joven y tan de vuelta. Conseguir todo eso a la vez, hay que verlo, no se puede explicar.

Sin pausa, de las alegrías se llegó al taranto. Diálogo con una silla en la que posteriormente sentado imitaría el toque de un piano y un violín mientras realizaba su escobilla. Las cosas de Carrete. El público, ovacionando, pedía mucho más. Llegó el momento más humorístico, una rumba en la que además de cantar sobre pimientos comidos y olvidados tomates, se incluyó hasta una particular danza del vientre…

Muchas veces hemos leído asuntos sobre Carrete de Málaga retratándole como una especie de curioso humorista. En realidad sí, es divertido verle… Pero partiendo de una base, un concepto de bailaor que sabe lo que está bailando, pero como es más flamenco que el flamenco, se puede permitir hacer lo que quiera. Así, una hora de actuación parece como si hubieran sido cinco minutos, que es lo que sucede con los grandes artistas. Carrete de Málaga por fin pudo cumplir cinco décadas después su contrato con el Corral de la Morería, y esperamos verle muy pronto de nuevo sobre tan mítico escenario.

 click sobre las imágenes para ver a mayor tamaño

Mientras, la programación de Noches Brujas de Flamenco 2012 en Corral de la Morería continuará este sábado 23 de junio con el cante tan esencial como personal de Tomás de Perrate, imprescindible.

Texto: Jacinto González @JaciGonzalez
Fotos: Paco Manzano

Comentarios